Sacrificar el Senado, ¿qué será lo siguiente?

Lo bueno del (neo)fascismo español es que se le ve venir, lo malo es que no hay quien lo pare.

Tras las pensiones, la última reforma estructural -las de ellos, las que acaban con derechos y no con PPrivilegios- que le queda al Partido Popular -y que esperan tenga el efecto salvífico de reconciliarle con su electorado- es la reforma de la estructura del Estado, que a veces -para generar más confusión si cabe- denominan “reforma de la Administración”.

La reforma local se lanzó con el globo sonda de la reducción de un 30% lineal de los concejales pero fue un fiasco porque nadie identifica que los ediles -la mayoría de pueblos- sean caros –efectivamente no lo son– y la reforma se concreta al final en privatizar los servicios públicos municipales y depauperar a los trabajadores pero sí guardan una perita en dulce para el postre: eliminar el Senado y más ahora que el PSOE ha decidido “cerrarlo” y de paso desprestigiar el trabajo de sus senadores –actuales y anteriores que no han dicho nada en público al respecto en un mes– con una propuesta que los sustituye por embajadores de las Comunidades Autónomas (epígrafe 5.1, página 19) que votarían sólo algunas leyes. Esta propuesta se llevó a Oviedo a esa pantomima de debates -“Diálogos” los llaman- que hace el PSOE para justificar su reposicionamiento ideológico y la negativa a convocar la Conferencia de Organización por parte de la dirección actual -de ilegítima la califico yo por esa misma razón-. Por supuesto, este tema no se nombró en las conclusiones:  y casi una semana después, no existe ningún documento ni declaración con la que poder saber en qué quedó ese “debate”.

¿Quién defenderá el Senado entonces? ¿CiU y PNV, que prefieren una relación bilateral de Cataluña y País Vasco con el estado central y que están “a otra cosa”? ¿BNG que desde que su senador estrella tuviese sus 15 minutos de gloria en Salvados no ha vuelto a hacer ninguna propuesta al respecto? ¿IU qué se limita a repetir que merece una reforma radical -sin especificar- pero que con su actual configuración tiene una representación residual de 2 que llegó a ser en 2007 de ninguno? UPyD aún menos porque, al igual que IU, nunca va a tener una representación decente y sobre todo porque su estrategia “veleta” de decir lo que cree que los votantes quieren escuchar la llevó hace tiempo a adoptar los análisis y propuestas 15mayistas según los cuáles los coches oficiales y el Senado son los dos cánceres de este país y como tal deben ser extirpados.

¿Y Coalición Canaria? Sería lógico si de verdad fuera un partido que defiende al archipiélago puesto que el Senado es la única cámara donde los ciudadanos de las llamadas islas no capitalinas tienen al menos un representante sin depender de los repartos de poder de los partidos al hacer las listas como pasa en el Congreso pero su líder -mago listo y estudiado como es- viendo el avance del sentimiento anti institucional imperante se lanzó a proponer su cierre si no se reforma -sin mojarse con cuál es su modelo, claro-. ¿Que pensarán los senadores de CC: Narvay Quintero y Miguel Zerolo? Pues el primero no lo sé porque no me ha respondido a las dos preguntas al respecto que le he hecho y el otro bueno, no pensará en nada más que en seguir siendo aforado.

Este clima favorable a eliminar una cámara de representación de la ciudadanía -porque eso es lo que es el Senado- tiene “argumentos” fácilmente rebatibles pero hay uno que además es especialmente peligroso: “es que estamos en crisis y el Senado es caro” por lo que siguiendo esa lógica -llamémosla directamente neofascista- podemos eliminar en su lugar los parlamentos autonómicos u otras administraciones menos democráticas -puesto que no las eligen directamente los ciudadanos- como las Diputaciones provinciales o el culmen de lo antidemocrático: la Casa Real -casualmente los fans del argumento económico sostienen sin datos que es más barata que una Jefatura del Estado republicana, sin aportar datos, por supuesto-.

Todo esto dicho de otro modo: no es economía, es ideología. ¿Quién los parará?

Visita virtual al Senado

Actualización: En 48 horas he tenido: una respuesta en Twitter de Narvay Quintero -no a lo que yo le pregunté pero respuesta al fin y al cabo- y un comentario -sí, uno sólo- que me informa de que un senador socialista, nada más y nada menos que Xisco Antichponente en la comisión de reforma del Senado- calificó de error la propuesta -por cierto no debatida con el grupo parlamentario de senadores socialistas según se deduce-. 

A lo mejor serán los isleños quiénes paren este ataque antidemocrático. ¡Qué así sea!

Anuncios

Odian el Senado porque odian España

¿Por qué sabemos cuánto ha costado la web del Senado y no la de ninguna otra institución? ¿Por qué se identifica el gasto con la Cámara en lugar de con el PP que es quien la rige con mayoría absolutísima?

Todas esas cadenas de correos electrónicos que apuntan a “los políticos” como responsable de la situación que vivimos incluyen una serie de propuestas que -lejos de ser regeneracionistas- son expresiones de un proyecto centralista y donde, en última instancia, los representantes son sustituidos por “gestores”, es decir: un nuevo fascismo. Si hay una de esas propuestas que han calado en la sociedad es, sin duda, la eliminación del Senado.

No es fácil defender su existencia en las conversaciones en las que sale el tema, hace las leyes y controla al Gobierno -suelo decir-, para eso está el Congreso -suelen responderme-. Aún más difícil es explicar su función de “cámara de representación territorial” porque la propia Constitución en su calculada ambigüedad no aclara a qué territorios se refiere más allá de mezclar provincias, islas, “poblaciones” de Ceuta y Melilla y al mismo tiempo a las CCAA -qué tampoco se sabía cuántas iban a ser en 1978-. Y muy pocos saben que su principal competencia exclusiva es aprobar “las medidas necesarias” -que no suspensión de la autonomía, que eso no existe- del famoso artículo 155.1:

Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras Leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

Puede parecer incongruente que una Cámara con histórica sobrerepresentación de las derechas tanto estatal como autonómicas la desprecien tanto pero se explica porque la derecha estatal ignora la pluralidad de España y las “periféricas” buscan la bilateralidad en las relaciones entre el Gobierno central y los autonómicos -de los que se creen dueños-. Caso aparte es el de UPyD, que juega a decir -en esto también- una cosa y la contraria: en las redes sociales y en declaraciones de sus dirigentes abogan por su supresión pero al final también prometen su reforma -sin concretar- y no dejan de presentar candidatos, con vídeos tan cargados de propuestas como éste:

Más preocupante es la falta de defensa por parte de las izquierdas estatales, más allá de la repetida promesa de su reforma en todos los programas electorales… por no hablar de ciertas izquierdas que se apuntan al discurso antitodo, con episodios tan penosos como la entrevista de Jordi Evolé al entonces senador del BNG Xose Manuel Pérez Bouza que habla de la inutilidad del Senado:

Por cierto, este senador, anteriormente portavoz en una Diputación provincial -y hasta que entrara a trabajar en esas dos instituciones que tanto denosta, hace 13 años, enfermero-, que anuncia que en el siguiente pleno presentaría una reforma del Senado, no lo hizo, es más: se volvió a presentar a las elecciones con un programa electoral que no la incluía y tras no salir elegido fundó otro partido, que tampoco menciona dicha reforma… y con el que se estalló en las elecciones autonómicas.

Tampoco ayuda a la valorización social del trabajo en el Senado el sesgo desde el punto de vista informativo que se resume en la pregunta periódica: ¿para qué sirve el Senado? cuestión que nunca he visto tratar sobre la CNMV o el CGPJ. Por otro lado, sólo el seguidismo desde los medios de comunicación canarios de la agenda política marcada por los nacionales explica como el único espacio político donde se recoge el principal hecho diferencial canario, la insularidad -sin la imposición de las artificiosas provincias- no tenga ninguna relevancia mediática.

Y no es que no haya propuestas de reforma, por ejemplo, ésta de la Fundación Alternativas -que recomiendo porque tiene un punto de vista desde las Ciencias Sociales y menos constitucionalista- escrita hace ya 5 años por @AlbertPenades -que publica en eldiario.es– e @iurquizu -figura emergente en los think tank cercanos al PSOE y habitual de El País-, y en la que se analizan las dos claves: la elección de los senadores y la mejora de su función como cámara territorial.

El problema final es que las izquierdas siguen esperando el consenso con unas derechas que consideran sus PPrivilegios: la sobrerrepresentación rural y la bilateralidad como derechos innegociables. Esas derechas -tanto estatal como autonómicas- que en el fondo odian el Senado porque podría ser la expresión del proyecto en común -siempre inconcluso- basado en el respeto a la diversidad que es el Estado de las Autonomías, o yendo incluso un poco más allá: en el fondo odian a España porque no es como les gustaría.

Sus guerras no son las nuestras.

Este gobierno está dinamitando los consensos en todos los ámbitos.

Hoy el Rey el Ilegítimo condecoró de manera colectiva a los desgraciados que murieron cubriendo “obligados” la estampida de sus compañeros y oficiales de un terreno que nunca fue suyo en la última campaña militar española hasta el momento: el Desastre de Annual; si no contamos como tales las aventuras de González, Aznar y Zapatero -porque sí, seguimos en Afganistán-.

Son muchas las preguntas: ¿por qué ahora? ¿por qué esa condecoración? ¿para qué?

Ahora porque este gobierno está inmerso en una campaña en muchos frentes para crear hegemonía -así vemos que con la excusa de la crisis se recortan derechos como las pensione “ahorrando” un menor importe que si se eliminasen PPrivilegios como las desgravaciones a las aportaciones a planes de pensiones privados- y en el ámbito que nos ocupa, reescribir la que durante décadas fue una vergüenza nacional -asumida a regañadientes por la derecha- como es todo lo que rodeó a las campañas africanistas y lo que de ello se derivó: unos militares sanguinarios que no aceptaron que se les cuestionase con el tristemente famoso Informe Picasso (el enlace es de una publicación tan poco sospechosa como La aventura de la Historia, del grupo Unidad Editorial, los del El Mundo y Expansión)  de ahí a la Dictadura de Primo de Rivera y con sus generales supervivientes, al Golpe de  estado de julio de 1936. Pero también ahora porque el abuelo de Jose Manuel García-Margallo y Marfil, actual ministro de Exteriores -y amigo del Ilegítimo al igual que el industrial de las armas y también ministro Pedro Morenés y Álvarez de Eulate (escribir estos apellidos tan compuestos me recuerda en manos de quien estamos)- es uno de los oficiales que murió en tan heroico acto. Para rematar, hoy 1 de octubre fue investido Jefe de Estado Francisco Franco Bahamonde. Tremendo combo como explica perfectamente Enric Sopena.

Esa condecoración: la Laureada de San Fernando colectiva se ha concedido desde 1811 a mayor gloria de los éxitos militares patrios… y a falta de estos, a las “gestas” de los golpistas durante la Guerra Civil, como la “defensa” del Alcázar de Toledo, concedida por el mismísimo Franco, que también la tiene en su versión individual. Por cierto, buscando información sobre tan penoso episodio he encontrado la arenga -pistola en mano- a los pobres soldados:

“La situación, como ustedes verán, es crítica. Ha llegado el momento de sacrificarse por la Patria, cumpliendo la sagradísima misión de nuestra Arma. Que cada uno ocupe su puesto y cumpla con su deber. ¡Soldados! Ha llegado la hora del sacrificio. Que cada cual cumpla con su deber. Si no lo hacéis, vuestras madres, vuestras novias, todas las mujeres españolas dirán que somos unos cobardes. Vamos a demostrar que no lo somos”.

El honor del qué dirán… “nuestras mujeres”. Vivaspaña!

Y finalmente, ¿para qué? Opino que para contentar al Ejército -tan soliviantado su sector ultra con la posibilidad de la independencia de Cataluña- pero también para molestar a Marruecos… y es que una contestación diplomática y/o política le viene bien a este gobierno no sólo como maniobra de distracción ante la ciudadanía sino directamente para galvanizar a su electorado ahora mismo desanimado y disperso.

A todo esto, el Informe Picasso (más info interesante en francés pero se puede traducir), que implicabla al Rey -este sí legítimo, pero igual de sinvergüenza- no se conserva íntegro pese a ser un documento oficial y haber generado no poco debate parlamentario -me encantaría encontrar el discurso de los socialistas-, periodístico y social en su día, hoy pasa inadvertido y con este reconocimiento, despreciado y olvidado. Y la responsabilidad de España en el uso comprobado de armas químicas -primera vez en la Historia, triste marca- contra la población civil rifeña de nuevo soslayada. Triste guerra que sirvió para truncar los sueños de un estado moderno tal y como lo diseño Abd el Krim -no, la República del Rif no se estudia en los libros españoles de Historia-.

Que un gobierno ultra condecore a unos militares suicidas cuyo único mérito fue obedecer a los oficiales responsables de uno de las mayores masacres tanto de tropas españolas como de población civil indefensa no debería ser sorpresa, que la izquierda no responda ante tan manifiesta intentona de blanquear uno de nuestros episodios recientes más vergonzosos da más pena que rabia.

Pd: no sé si Eric Hobsbawn escribió sobre este suceso aparte de una breve reseña en su magna obra ´Historia del s.XX´ pero sí estoy seguro que su punto de vista hubiese sido crítico y solidamente argumentado. Tuve la suerte de asistir a una conferencia suya en el año 2000 junto a Josep Fontana y sólo puedo decir: se van los grandes. DEP.

Huelga general, sindicatos “del poder”.

 

image

¡Te desprecio y te exijo, bonita manera de acumular fuerzas de la F.A.G.C.!

 

 

 

Y El Roto no tiene la culpa de este burdo montaje:

¿Y quién/es es/son la F.A.G.C.? No, no es el Front d’Alliberament Gai de Catalunya -Historia viva del movimiento LGTB-. Es un ente llamado Federación de Anarquistas de Gran Canaria -con una página mu chula por cierto- que utiliza un lenguaje delicioso por lo estrambótico. En fin, todo esto viene a cuenta de la convocatoria para ayer -exitosa seguro- ante la sede de CCOO y UGT para exigirles una Huelga General Salvaje, Indefinida y preRevolucionaria -todo en mayúsculas es más importante- y todo con un tacto exquisito, para muestra la cita concreta:

“Desde la FAGC proponemos una concentración delante de la sede de estos esquiroles sindicados en Las Palmas de G.C., en el conocido edificio de la calle 1º de Mayo (nº 21), a las 12:00 p.m. (justo cuando van por el segundo o tercer desayuno) el día 17 de septiembre, para exigirles una ¡Huelga General Ya!”

Que la principal crítica desde cierta izquierda -las de la derecha es simplemente antisindicalismo- a UGT y CCOO sea que la Huelga General no sea Indefinida -y convocada ya, ya, pasado mañana mismo- da una idea de lo fuera de contexto que están algunos -algunxs en argot-. Y es que -me temo- ya no hay cajas de resistencia para aguantar, fábricas a las que parar la producción y clase obrera que se considere tal.

La Huelga General es una entelequia para los precarios, los parados, los falsos autónomos dependientes de un sólo pagador, los becarios, las empleadas del hogar -sí en femenino plural, no admite dudas- ni los jubilados pero es que tampoco sirve para, por ejemplo, los empleados de banca: ni una sucursal cerrara y aunque alguna lo hiciera los salarios de ese día son un ahorro estimable para unas entidades que ya no basan el grueso de sus ganacias en el negocio de la banca minorista y están echando empleados todos los días -lo que nunca será portada-.

A la mayoría no nos sirve y a los empleados públicos les imponen servicios mínimos abusivos, el último caso: la huelga de transporte, con un 73% de los trenes circulando de larga distancia y AVE ¿para qué hacer huelga? Pues para hacer tambalearse a un gobierno si es masivamente secundada -de ahí la insistencia de la derecha en criticar las Huelgas Generales por “políticas”- lo que tampoco funciona porque la respuesta es el discurso machacón de esa lógica perversa que se resume en “sabemos lo que hay que hacer y lo haremos” y “no se puede ir en contra de la realidad, no hay alternativa”.

Es preciso repensarlo todo, incluido la utilidad y el coste de oportunidad de hacer manifestaciones periódicas -y ahí discrepo con el siempre recomendabe @EnriqueBeth en su análisis sobre el 29M y es que aquella era la 1ª que se pretendía masiva y vaya que si lo fue- pero no soportan el contraste las del pasado 15S -cuando se quiso salvar la lejanía de la Marcha sobre Madrid con sendas manifestaciones en las capitales canarias, de las que no se enteró nadie fuera de las Islas… y dentro casi tampoco-. Ese mismo día se manifestaban en Portugal, también muy lejos de Berlín.

Recuperar el internacionalismo -sigue habiendo fábricas que cerrar por su inseguridad y abusos pero ya no están en Europa-; promover el encuentro y suma de distintas luchas -ahí se encontrarán al FAGC pero quizás no a la FAGC-; establecer alianzas con la izquierda de -dentro de- los partidos políticos y estar a la altura de las nuevas exigencias de la ciudadanía: escucha activa, transparencia y horizontalidad son mis aportaciones a un debate que se debe(ría) estar produciendo en algún sitio. Espero.

Entre todos las empujaron y ellas solas cayeron…

Aparte del sainete de la comisión de exculpación investigación en el Congreso de los Diputados -con momentos memorables con Bankia de protagonista-, el mes de julio nos dejó dos noticias relacionadas con la Obra Social de las cajas de ahorros -bueno dos no, porque una se repitió hasta la saciedad y la otra no tuvo casi repercusión-. La primera era sobre el recorte de las partidas dedicadas a Obra Social en 2011 y la otra sobre la reducción del porcentaje dedicado a Obra Social en los años 1996 a 2006. Parecen la misma noticia con fechas distintas pero no: una es la comparativa entre el año 2011 y el 2010 -bajada del 23% justificable por la crisis- y la otra, la evolución entre el porcentaje dedicado a Obra Social sobre el beneficio neto de las entidades desde el principio del boom del “milagro económico español” (1996) hasta su momento álgido (2006). El distinto impacto en los medios -típica búsqueda en google de [obra social 23% 2011] genera 349.000 resultados y [cajas de ahorros obra social 1996 2006] menos de la mitad: 173.000… responde a que la primera información la proporciona la CECA y la segunda es un trabajo de investigación universitario acerca de como se pervirtió el signo más distintivo de las cajas de ahorros al albur del “ladrillazo” y ya sabemos que los medios -si no son de economistas encuadrados en FEDEA– no suelen difundir estudios académicos.  Su lectura es muy recomendable porque pone el acento en la raíz del problema: la codicia de los directivos, no de los “políticos” necesariamente, porque en contra de lo que se repite, no todas las cajas estaban dominadas por los representantes de instituciones democráticas -que de eso es de lo que se habla en realidad cuando se usa el término peyorativo “politizadas”- y ésta variable no afecta por ejemplo al uso final que se le diera a las partidas destinadas a Obra Social (como señalan en otro trabajo muy recomendable de la Universidad de Valladolid)-. Por cierto, estos mismos directivos -con la omisión de su deber de vigilar del regulador: el Banco de España- hundieron ¡se dice pronto! el 50% del sistema financiero español.

Y es que, aunque la Obra Social es sólo una parte de los fines sociales de las cajas de ahorros, sí es/era el símbolo más reconocible. Obra Social plagada de claroscuros, valgan un ejemplo que me queda cerca “geográficamente”:

El video es parte de la campaña de una caja que ya no existe -en el momento que se escribe este post ya se ha inscrito en el Registro la fusión compra por parte de Caixabank- y no está de más decir que “nuestros olímpicos” -para una caja de ámbito autonómico- son sólo de una de las islas: Tenerife. Si alguien entiende que el dinero de la Obra Social deba dedicarse a autopromoción en los medios de comunicación es que tiene una visión más cercana al márketing solidario que a la Responsabilidad Social Corporativa… pero definitivamente ninguna de las dos cosas son la vocación original de las Obras Sociales.

Y como éste hay muchos más ejemplos de dinero de Obra Social destinado al autobombo, como el concurso de bandas “La Caja Sonora”, que bastó que el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria retirase parte del apoyo económico para que La Caja de Canarias aparcase el proyecto sin tan siquiera mencionarlo en su memoria anual de 2011.

Con todo, algunas entidades siguen haciendo honor al nombre de Obra Social: desde la mayor “la Caixa” a las dos menores: Caixa Ontinyent y Caixa Pollença demostrando que aquí el problema nunca fue el tamaño…

Resumiendo, de la Obra Social en particular y de las las cajas de ahorros en general mucho se ha escrito -últimamente nada bueno- por eso decepciona tanto que políticos de intachable trayectoria de izquierdas como Jose Antonio Pérez Tapias (@japtapias) ventilen tan ligeramente -con frases como la que da título a esta entrada- el ocaso de un modelo casi centenario… y en la misma medida reconforta encontrar blogs como el de Pablo Hervás (@phervas) en defensa de unas entidades que nacieron precisamente para evitar la exclusión financiera -a la que ahora nos dirigimos de nuevo-.

Y finalmente, de por qué la sociedad civil no puso nunca el grito en el cielo por el mal uso que se le estaba dando a parte de la Obra Social de algunas cajas hablaremos otro día, pero -con toda la crítica necesaria- es pertinente recordar que los bancos nunca tendrán nada parecido y lo más importante, las personas nunca volveremos a poder contar con tan ingente y variada labor.

Recortables.

Ahora todo es recortable, menos los privilegios.

Se recortan derechos y se venden como recortes de las instituciones, porque de esto se trata el (de momento sólo resumen para la nota de prensa) Anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local -los enemigos de los debates nominalistas(sic) son casualmente unos maestros en ponerle nombre a las leyes-: Racionalización -¿quién no quiere racionalizar y más así, en mayúsculas?- y Sostenibilidad -todo el mundo adora lo sostenible y más ahora lo economicamente sostenible-, lo firmo ya!

Tras los dos nuevos conceptos de la neolengua gubernamental hay un recorte al derecho a la participación política, reduciendo las posibilidades de acceder a un cargo de representación con la excusa del ahorro -lo explica muy bien Pablo Simón en Politikon en este sentido post– pero también, por ejemplo, a los derechos a la Sanidad y a la Educación en nombre de la eliminación de las “competencias impropias”, es decir: si ayuntamientos como el de Las Palmas de Gran Canaria tienen una red de centros de educación infantil de 0 a 3 años -guarderías los llamamos la mayoría- a partir de ahora esta competencia vuelve a donde toca obviando que, si mayorías municipales progresistas asumieron la implementación de este servicio público era porque la Comunidad Autónoma o el Gobierno central en su día no lo hacían y quizás, dependiendo del color político de quien esté al frente, no lo hagan ahora tampoco. Y es que estas terribles competencias impropias, como residencias de mayores, viviendas pública en alquiler u oficinas de integración de inmigrantes supondrán un ahorro estimado de “3.500 millones de euros por la eliminación de duplicidades” (según el mismo resumen propagandístico del Consejo de Ministros) porque simple y llanamente dejarán de prestarse esos servicios públicos.

Por si les queda alguna duda reproduzco un párrafo del mismo fatídica resumen: “A partir de ahora se distingue entre servicios obligatorios y facultativos. Los municipios tendrán la garantía de una cobertura financiera suficiente para sus servicios obligatorios y, por encima de un nivel estándar de prestación de servicios, su financiación no podrá ser reclamada a otra administración. Sólo cuando estén garantizados financieramente los servicios obligatorios se podrán prestar servicios facultativos.” Y todo por no entrar en el fondo de la cuestión: la financiación municipal -o mejor dicho, la crónica insuficiencia de la financiación municipal– que se pretende resolver aquí por la vía de reducir los gastos, nunca de aumentar los ingresos.

Ante esto, el número de asesores y la retribución de los/as alcaldes/as es lo de menos, munición para el falso debate sobre lo que cobran “los políticos”, que obvia una vez más el debate sobre los privilegios de unos pocos -los mismos de siempre y que a partir de ahora llamaré PPrivilegios- y que aquí se ejemplifica en la propuesta cobarde, tardía y timorata del PSOE de cobrar el IBI a la Iglesia por los lugares que no sean de culto, respondida por el PP con el recurso manido de citar a su brazo armado solidario: Cáritas.

La respuesta de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) ante el enésimo ataque a la autonomía municipal de este gobierno es cuanto menos tímida -lógico si vemos que está bajo el control del PP- teniendo que recurrir a las de las federaciones autonómicas como la canaria FECAM para ver alguna crítica -si bien ésta es más que nada de carácter corporativista-.

¿Y por qué usted no ha podido leer nada de esto en los grandes medios si los datos están en el dichoso resumen del Consejo de Ministros tantas veces citado? Porque han obviado este retroceso en el Estado de Medioestar o directamente han glosado “la reducción de burocracia” y el “ahorro de millones de euros” -éste último con datos muy poquito rigurosos (un 30% de la cifra inventada de 50 millones es tachán: “más de 20 millones”)-.

Y es que ahora, más que nunca, los derechos son recortables.