Sus guerras no son las nuestras.

Este gobierno está dinamitando los consensos en todos los ámbitos.

Hoy el Rey el Ilegítimo condecoró de manera colectiva a los desgraciados que murieron cubriendo “obligados” la estampida de sus compañeros y oficiales de un terreno que nunca fue suyo en la última campaña militar española hasta el momento: el Desastre de Annual; si no contamos como tales las aventuras de González, Aznar y Zapatero -porque sí, seguimos en Afganistán-.

Son muchas las preguntas: ¿por qué ahora? ¿por qué esa condecoración? ¿para qué?

Ahora porque este gobierno está inmerso en una campaña en muchos frentes para crear hegemonía -así vemos que con la excusa de la crisis se recortan derechos como las pensione “ahorrando” un menor importe que si se eliminasen PPrivilegios como las desgravaciones a las aportaciones a planes de pensiones privados- y en el ámbito que nos ocupa, reescribir la que durante décadas fue una vergüenza nacional -asumida a regañadientes por la derecha- como es todo lo que rodeó a las campañas africanistas y lo que de ello se derivó: unos militares sanguinarios que no aceptaron que se les cuestionase con el tristemente famoso Informe Picasso (el enlace es de una publicación tan poco sospechosa como La aventura de la Historia, del grupo Unidad Editorial, los del El Mundo y Expansión)  de ahí a la Dictadura de Primo de Rivera y con sus generales supervivientes, al Golpe de  estado de julio de 1936. Pero también ahora porque el abuelo de Jose Manuel García-Margallo y Marfil, actual ministro de Exteriores -y amigo del Ilegítimo al igual que el industrial de las armas y también ministro Pedro Morenés y Álvarez de Eulate (escribir estos apellidos tan compuestos me recuerda en manos de quien estamos)- es uno de los oficiales que murió en tan heroico acto. Para rematar, hoy 1 de octubre fue investido Jefe de Estado Francisco Franco Bahamonde. Tremendo combo como explica perfectamente Enric Sopena.

Esa condecoración: la Laureada de San Fernando colectiva se ha concedido desde 1811 a mayor gloria de los éxitos militares patrios… y a falta de estos, a las “gestas” de los golpistas durante la Guerra Civil, como la “defensa” del Alcázar de Toledo, concedida por el mismísimo Franco, que también la tiene en su versión individual. Por cierto, buscando información sobre tan penoso episodio he encontrado la arenga -pistola en mano- a los pobres soldados:

“La situación, como ustedes verán, es crítica. Ha llegado el momento de sacrificarse por la Patria, cumpliendo la sagradísima misión de nuestra Arma. Que cada uno ocupe su puesto y cumpla con su deber. ¡Soldados! Ha llegado la hora del sacrificio. Que cada cual cumpla con su deber. Si no lo hacéis, vuestras madres, vuestras novias, todas las mujeres españolas dirán que somos unos cobardes. Vamos a demostrar que no lo somos”.

El honor del qué dirán… “nuestras mujeres”. Vivaspaña!

Y finalmente, ¿para qué? Opino que para contentar al Ejército -tan soliviantado su sector ultra con la posibilidad de la independencia de Cataluña- pero también para molestar a Marruecos… y es que una contestación diplomática y/o política le viene bien a este gobierno no sólo como maniobra de distracción ante la ciudadanía sino directamente para galvanizar a su electorado ahora mismo desanimado y disperso.

A todo esto, el Informe Picasso (más info interesante en francés pero se puede traducir), que implicabla al Rey -este sí legítimo, pero igual de sinvergüenza- no se conserva íntegro pese a ser un documento oficial y haber generado no poco debate parlamentario -me encantaría encontrar el discurso de los socialistas-, periodístico y social en su día, hoy pasa inadvertido y con este reconocimiento, despreciado y olvidado. Y la responsabilidad de España en el uso comprobado de armas químicas -primera vez en la Historia, triste marca- contra la población civil rifeña de nuevo soslayada. Triste guerra que sirvió para truncar los sueños de un estado moderno tal y como lo diseño Abd el Krim -no, la República del Rif no se estudia en los libros españoles de Historia-.

Que un gobierno ultra condecore a unos militares suicidas cuyo único mérito fue obedecer a los oficiales responsables de uno de las mayores masacres tanto de tropas españolas como de población civil indefensa no debería ser sorpresa, que la izquierda no responda ante tan manifiesta intentona de blanquear uno de nuestros episodios recientes más vergonzosos da más pena que rabia.

Pd: no sé si Eric Hobsbawn escribió sobre este suceso aparte de una breve reseña en su magna obra ´Historia del s.XX´ pero sí estoy seguro que su punto de vista hubiese sido crítico y solidamente argumentado. Tuve la suerte de asistir a una conferencia suya en el año 2000 junto a Josep Fontana y sólo puedo decir: se van los grandes. DEP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s