Huelga general, sindicatos “del poder”.

 

image

¡Te desprecio y te exijo, bonita manera de acumular fuerzas de la F.A.G.C.!

 

 

 

Y El Roto no tiene la culpa de este burdo montaje:

¿Y quién/es es/son la F.A.G.C.? No, no es el Front d’Alliberament Gai de Catalunya -Historia viva del movimiento LGTB-. Es un ente llamado Federación de Anarquistas de Gran Canaria -con una página mu chula por cierto- que utiliza un lenguaje delicioso por lo estrambótico. En fin, todo esto viene a cuenta de la convocatoria para ayer -exitosa seguro- ante la sede de CCOO y UGT para exigirles una Huelga General Salvaje, Indefinida y preRevolucionaria -todo en mayúsculas es más importante- y todo con un tacto exquisito, para muestra la cita concreta:

“Desde la FAGC proponemos una concentración delante de la sede de estos esquiroles sindicados en Las Palmas de G.C., en el conocido edificio de la calle 1º de Mayo (nº 21), a las 12:00 p.m. (justo cuando van por el segundo o tercer desayuno) el día 17 de septiembre, para exigirles una ¡Huelga General Ya!”

Que la principal crítica desde cierta izquierda -las de la derecha es simplemente antisindicalismo- a UGT y CCOO sea que la Huelga General no sea Indefinida -y convocada ya, ya, pasado mañana mismo- da una idea de lo fuera de contexto que están algunos -algunxs en argot-. Y es que -me temo- ya no hay cajas de resistencia para aguantar, fábricas a las que parar la producción y clase obrera que se considere tal.

La Huelga General es una entelequia para los precarios, los parados, los falsos autónomos dependientes de un sólo pagador, los becarios, las empleadas del hogar -sí en femenino plural, no admite dudas- ni los jubilados pero es que tampoco sirve para, por ejemplo, los empleados de banca: ni una sucursal cerrara y aunque alguna lo hiciera los salarios de ese día son un ahorro estimable para unas entidades que ya no basan el grueso de sus ganacias en el negocio de la banca minorista y están echando empleados todos los días -lo que nunca será portada-.

A la mayoría no nos sirve y a los empleados públicos les imponen servicios mínimos abusivos, el último caso: la huelga de transporte, con un 73% de los trenes circulando de larga distancia y AVE ¿para qué hacer huelga? Pues para hacer tambalearse a un gobierno si es masivamente secundada -de ahí la insistencia de la derecha en criticar las Huelgas Generales por “políticas”- lo que tampoco funciona porque la respuesta es el discurso machacón de esa lógica perversa que se resume en “sabemos lo que hay que hacer y lo haremos” y “no se puede ir en contra de la realidad, no hay alternativa”.

Es preciso repensarlo todo, incluido la utilidad y el coste de oportunidad de hacer manifestaciones periódicas -y ahí discrepo con el siempre recomendabe @EnriqueBeth en su análisis sobre el 29M y es que aquella era la 1ª que se pretendía masiva y vaya que si lo fue- pero no soportan el contraste las del pasado 15S -cuando se quiso salvar la lejanía de la Marcha sobre Madrid con sendas manifestaciones en las capitales canarias, de las que no se enteró nadie fuera de las Islas… y dentro casi tampoco-. Ese mismo día se manifestaban en Portugal, también muy lejos de Berlín.

Recuperar el internacionalismo -sigue habiendo fábricas que cerrar por su inseguridad y abusos pero ya no están en Europa-; promover el encuentro y suma de distintas luchas -ahí se encontrarán al FAGC pero quizás no a la FAGC-; establecer alianzas con la izquierda de -dentro de- los partidos políticos y estar a la altura de las nuevas exigencias de la ciudadanía: escucha activa, transparencia y horizontalidad son mis aportaciones a un debate que se debe(ría) estar produciendo en algún sitio. Espero.